Psicología Para Estudiantes

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Psicología Biografías Vigotsky, Lev Semionovich (1896-1934)

Vigotsky, Lev Semionovich (1896-1934)

E-mail

Vigotsky nació el 17 de noviembre (según el antiguo calendario ruso, el día 5 de noviembre) de 1896 en Orsha, una ciudad cercana a Minks, capital de Bielorrusia donde pasó su infancia y juventud (Wertsch, 1995). Fue el segundo de 8 hijos, tenía una hermana mayor y cuatro hermanas y dos hermanos menores (Riviére, 1987).

Un año después del nacimiento de Vigotsky la familia se trasladó a Gomel, localidad de El Pale, donde éste pasó su infancia y juventud y comenzó su trabajo profesional (Riviére, 1987).

Vigotsky no fue a la escuela pública sino que estudió con un tutor privado llamado Salomon Ashpiz, quien tuvo una fuerte influencia en su pupilo (Riviere, 1987). Su tutor había participado como estudiante en el movimiento revolucionario, por lo que había sido deportado a Siberia. Era un hombre amable, bienhumorado, muy respetuoso del desarrollo espontáneo del pensamiento de sus alumnos.

A la edad de 15 años se conocía a Vigotsky como el "pequeño profesor" porque siempre guiaba las discusiones sobre materias intelectuales entre estudiantes. Tenía un fuerte interés en la filosofía y organizaba juegos y debates en que actuaban papeles de personajes como Aristóteles y Napoleón. Dobkin (cit. en Riviére, 1987) reporta que durante varios años junto a otros compañeros se reunían también para estudiar la historia de los judíos.

En 1914, cuando tenía 18 años y estudiaba en Moscú, empezó a asistir a clases a la Universidad Popular de Shanyavskii (Elkonin, 1994) ya que en la Universidad de Moscú no había estudios de Historia y Filosofía (Riviére, 1987). Esta era un centro no oficial que había surgido en 1911 después que el Ministerio de Educación hubiera expulsado a la mayoría de los estudiantes tras el aplastamiento de una revuelta antizarista. Enseñaban ahí muchos de los mejores profesores de Moscú, también expulsados. Prefería las materias de filosofía e historia (Wertsch, 1995). El ambiente intelectual de Shanyavsky influyó más en Vigotsky que el de la Facultad de Derecho de la Universidad de Moscú, ya que parecía más adecuado a su mente analítica y crítica (Riviére, 1987).

En 1917 cuando tenía 21 años, Vigotsky se graduó de leyes y aunque no recibió ningún título oficial de la otra universidad, extrajo mucho provecho de su formación en filosofía, psicología y literatura (Wertsch, 1995). Obtiene así una sólida formación en ciencias humanas, con una amplia orientación en los problemas de la filosofía, la historia, la crítica literaria y el libre dominio de las lenguas europeas fundamentales (Elkonin, 1994). Corresponde señalar que Vigotsky sabía ruso y alemán, además estudió latín y griego y leía en hebreo, francés e inglés.

Vivió relativamente tranquilo en Gomel durante siete años, aunque experimentó en toda su intensidad la miseria de la guerra civil y el hambre que imperaba en la población. Daba clases de literatura con su primo David en una escuela y dirigía las clases de estética e historia del arte en un conservatorio, lo que alternaba con conferencias en literatura y ciencias. Después fundó un Laboratorio de Psicología en la Escuela de Profesorado de Gomel, donde dio una serie de conferencias que en 1926 se convirtieron en su obra "Psicología Pedagógica" (Wertsch, 1995). Los experimentos realizados en este laboratorio constituyen la base de la conferencia "La metodología de la investigación reflexológica y pedagógica" (Elkonin, 1994) que marca un cambio fundamental en su vida profesional.

En 1924, año en que murió Lenin de un ataque al corazón (Chronik des 20. Jahrhunderts, 1995) a los 28 años, se casó con Rosa Smekhova. De su matrimonio nacieron dos hijas (Wertsch, 1995). Rosa fue una figuras importante por su habilidad para ayudarlo a superar distintos períodos difíciles de la etapa en Moscú. Su hija Gita Vygotskaya se dedicó a la pedagogía (Riviére, 1987).

Se podría decir que Vigotsky se dedicó a la enseñanza toda su vida profesional, fue un verdadero profesor (Riviére, 1987). Para él las funciones superiores eran resultado de la enculturación, de la influencia cultural en el aprendizaje y el desarrollo y sólo podían ser explicadas en su génesis, por su historia, situándolas en su contexto originante. Por tanto la humanización era un producto de la educación formal e informal, concebida en términos de interacción. Por ello veía la escuela y las situaciones formativas como el mejor "laboratorio natural" para la psicología humana. En definitiva la educación era la premisa esencial de observación y el horizonte principal de traducción pragmática de la psicología científica (Riviére, 1987).

En el año 1924 el Instituto de Psicología de Moscú, renovado en su mayor parte había alcanzado una posición de vanguardia y motor de la psicología. Así estaban las cosas cuando se convoco al II Congreso Panruso de Psiconeurología en el cual Vigotsky presentó su trabajo "Métodos en la investigación reflexológica y psicológico" (Riviére, 1987).

En su presentación habló sin apunte con gran fluidez y en un estilo fuertemente persuasivo. Eligió un tema difícil para hablar frente a decanos de la psicología: las relaciones entre los reflejos condicionados y el comportamiento consciente. Durante su presentación se notó que era una fuerza intelectual que merecía ser escuchada.

Uno de los efectos de la presentación de este trabajo fue la impresión favorable que produjo en el director del Instituto de Psicología de Moscú. Así, Kornilov lo invitó a unirse a la reconstrucción de la institución (Wertsch, 1995). Ese mismo año se fue de Gomel y cuando llegó a Moscú enfrentó numerosas dificultades. No tuvo un departamento propio y por varios años vivió en el subterráneo del Instituto de Psicología y recibía más bien un "pago simbólico", daba numerosas charlas y hacía experimentos en diversos laboratorios (Knox, 1939). Aprovechó de leer el material disponible en el subterráneo (los archivos de filosofía incluyendo los informes sobre psicología étnica) completando así su formación (Wertsch, 1995).

Otro objetivo de Vigotsky era desarrollar formas concretas de hacer frente a algunos de los problemas prácticos con que tenía que enfrentarse la URSS, básicamente la psicología de la educación y la terapéutica. Tradicionalmente en el país había una gran confianza en la capacidad de la ciencia para resolver los problemas prácticos, uno de los cuales era el analfabetismo masivo. Existían grandes diferencias culturales entre los pueblos que se suponía iban a convertirse en soviéticos y una casi total ausencia de servicios para los retrasados mentales o incapaces, por cualquiera razón, de participar en la nueva situación (Chronik des 20. Jahrhunderts, 1985). Vigotsky creía firmemente que su trabajo se realizaba en una sociedad que otorgaba gran valor a la eliminación del analfabetismo y en el desarrollo de programas educativos y remediales que maximizarían el desarrollo del potencial de todos los niños (Who is Vigotsky?, 1996).

Vigotsky consideraba la minusvalía como un fenómeno sociocultural, para el cual la compensación provenía de la socialización y la iluminación cultural. En su opinión el principal objetivo de la educación especial debería ser la creación de una perspectiva diferencial positiva que permitiera el completo desarrollo de las funciones psicológicas superiores y de la personalidad del niño con déficits (Gindis, 1995).

En 1925 terminó su tesis "La psicología del arte" obteniendo el grado de doctor en psicología, que no era ni un ejemplo típico de psicología ni una tesis doctoral en el sentido habitual (Kozulin, 1990). Su tesis se originó en plena época escolar cuando la visión de Hamiet lo impresionó profundamente. Sus primeras versiones fueron "el secreto mejor guardado" de Vigotsky durante esa época de su vida. En el ensayo sobre Hamiet, realiza un autoanálisis existencial de su encuentro con un texto de calidad superior y de dimensiones mitológicas. En él se detiene en los problemas más fundamentales, como la esencia trágica de la existencia humana, discute las limitaciones de la forma artística al plasmar el enigma de la vida y la muerte. Interpreta a Hamiet como un texto mitológico en que el príncipe melancólico aparece como un héroe histórico-cultural llamado a establecer el vínculo entre el ser y la nada (Kozulin, 1990). El interés central de Vigotsky es el mito del príncipe, su significado cultural y simbolismo (Shchedrovitskii, 1994).

"La psicología del arte" no se publicó sino hasta 40 años después que la escribió, 30 años después de su muerte (1965). En esta obra Vigotsky se interesa además en cómo influye una obra literaria en el ser humano, sobre todo en su vida emocional se interesa objetivamente en la obra de arte existente, independiente de su creador, busca ante todo la posibilidad de la investigación objetiva del arte (Elkonin, 1994). Comienza este trabajo con un pensamiento de Spinoza quien siendo su pensador favorito influyó fuertemente en él (Riviére, 1987).

Simultáneamente realizaba actividades administrativas, escribía y hacía docencia. En 1925 terminó una versión escrita de su presentación de 1924 al Congreso Panruso de Psiconeurología. Mientras se encontraba en un hospital, víctima de otro ataque de tuberculosis, escribió una crítica filosófica a los fundamentos teóricos de la psicología: "El significado histórico de la crisis de la psicología", y en 1926 publicó "Psicología Pedagógica" que se deriva de sus lecciones en Gomel (Wertsch, 1995).

Entre 1931 y 1934 Vigotsky escribió material para compilaciones, artículos y libros a un ritmo cada vez más acelerado. Editó y escribió una larga introducción para la traducción al ruso de la obra de Piaget "Le langage et la penseé chez l'enfant", la que serviría más adelante como capítulo III de su obra póstuma "Pensamiento y lenguaje" (1934). También redactó varios tratados, así como un sinfín de notas críticas e introducciones a obras de Buhler, Kohler, Gesell, Koffka y Freud (Wertsch, 1995).

En su pensamiento intentó darle prioridad a los procesos sociales. Por ejemplo, en uno de sus primeros artículos de este período afirmó que la dimensión social de la conciencia es primaria y la dimensión individual de la conciencia es derivada y secundaria. Este aspecto de la teoría de Vigotsky tiene grandes similitudes con las ideas de George Mead, pero el origen real en los escritos de Vigotsky pareciera estar en los planteamientos de Marx y en las ideas del psiquiatra y psicólogo francés Pierre Janet, quien tuvo una fuerte influencia de la escuela sociológica francesa de Emile Durkheim (Wertsch & Tulviste, 1992).

Entre 1932-1934 impartió un gran ciclo de conferencias acerca de la psicología infantil dirigida a estudiantes, que posteriormente sirvieron de base para un libro del cual sólo alcanzó a escribir dos capítulos "El problema de la edad" y "La edad lactante" (Elkonin, 1994).

Durante sus últimos años Vigotsky siguió escribiendo y dando clases a un intenso ritmo. Su hija Gita L’vovna Vygotskaya mencionaba cómo su horario de trabajo incluía escribir hasta las dos de la mañana, finalmente dictó a una estenógrafo el último capítulo de "Pensamiento y Habla"(7).

Los ataques de tuberculosis fueron cada vez más frecuentes, sufría accesos de tos que lo dejaban agotado por días, pero no descansaba. En la primavera de 1934 empeoró su salud, aunque muchos insistieron que se internara se negó, porque quería terminar un trabajo académico. El nueve de mayo tuvo una nueva hemorragia y el 2 de junio fue hospitalizado en el Sanatorio Serebryanii Bor. En la noche del 11 de junio falleció. Fue enterrado en el cementerio de Novodevechii en Moscú.

La contribución del psicólogo ruso Lev Semionovich Vigotsky a la psicología moderna es ampliamente reconocida en los círculos especializados de la psicología educacional y de la psicología del desarrollo del mundo occidental. Debido a sus importantes aportes respecto del origen social y a la naturaleza social de las funciones mentales superiores y en la comprensión de la cultura (Wertsch & Tulviste, 1992), así como por sus amplios intereses en filosofía, literatura y teatro, el filósofo Stephen Toulmin lo denominó "el Mozart de la psicología" (Kozulin, 1990).

 


Entérate

Para el premio Novel de Medicina de 1993, Richard Roberts, las empresas farmacéuticas sólo se centran en buscar negocio y no en curar las enfermedades. Defiende el libre acceso del público a las investigaciones científicas realizadas sobre la efectividad de los medicamentos. Desde su punto de vista, las empresas farmacéuticas buscan medicamentos que resulten rentables para las patologías crónicas, que son las que requieren un mayor consumo de fármacos y realmente no están interesados en curar las patologías ya que entonces desaparece la necesidad de consumir el producto que ellas comercializan.

Noticia completa: noticia