Psicología Para Estudiantes

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Psicología Analizando a Vigotsky: Pensamiento y lenguaje

Vigotsky: Pensamiento y lenguaje

E-mail

Ignasi Vila y Inés de Gispert
(Departamento de Psicología General de la Universidad de Barcelona)

Los autores se centran en el análisis de la aportación de Vigotsky en el papel del lenguaje egocéntrico pero amplían su aportación a otros aspectos ya presentes en la obra, publicada en 1934, "Pensamiento y Lenguaje". Las relaciones entre habla y pensamiento y la génesis del contenido de la conciencia humana, merecen una detallada exposición.

Cada vez son más y más los autores que, de una u otra forma, incluyen en sus propios puntos de vista las tesis vigotskianas. Sin embargo, en numerosas ocasiones, las discusiones remiten al papel del lenguaje privado o egocéntrico, contra poniéndolo a Piaget, en relación a la regulación de la conducta humana, y olvidando aspectos fundamentales de la tesis de Vigotsky. Como señala Wertsh, "[Vigotsky], profundamente influenciado al inicio de sus trabajos por la psicofisiología pavloviana, cambió progresivamente de orientación para interesarse por las significaciones de los sistemas de signos que han evolucionado históricamente. Hacia el final de su vida, la noción de mediación semiótica se convirtió en elemento central de su teoría psicológica, de la cual derivan todos los otros aspectos" (Wertsh, 1985; p. 50). Justamente, más allá de las controversias concretas, el nudo gordiano que vincula "Pensamiento y Lenguaje" es el hecho central de la mediación de los signos en la transformación de los procesos mentales.


 

Habla y pensamiento

Abreviando su concepción, creemos que las relaciones que Vigotsky postula entre lenguaje (o mejor, habla) y pensamiento se apoyan en dos postulados básicos. El primero, basándose en la obra de Marx y Engels, explicita que la interacción entre dos procesos naturales produce una función psicológica superior. El segundo, retomando las ideas de Pierre Janet, afirma que el contenido de la conciencia humana consiste en relaciones interpersonales interiorizadas.

Marx y Engels consideran que la práctica es una de las fuentes del conocimiento humano. En el proceso de transformación de la naturaleza, las personas empleamos herramientas dirigidas hacia los objetos, con el fin de modificarlos. Ahora bien, el resultado de esta actividad no es únicamente la transformación del objeto, sino también la obtención de un plus: el conocimiento de alguna de las propiedades del objeto. No obstante, los humanos no sólo empleamos herramientas dirigidas hacia los objetos; por el contrario, usamos un sin fin de artificios que tiene como objetivo el control y planificación de la conducta individual. Así, nos cambiamos un anillo de dedo o hacemos un nudo en el pañuelo para amplificar nuestra memoria.

Por tanto, se la interacción material produce conocimiento, tal y como señala Marx y Engels, por qué no considerar que la interacción entre dos procesos naturales produce una función psicológica superior... Este es el punto de vista de Vigotsky. En relación al ejemplo propuesto, nuestro autor afirma que "el vínculo intermedio (nudo en el pañuelo) no es simplemente un método para aumentar la operación ya existente, ni un mero vínculo adicional en una cadena estímulo-respuesta (S-R). Debido a que este estímulo auxiliar posee la función específica de invertir la acción, puede transferir la operación psicológica a formas superiores y cualitativamente nuevas y permite a los seres humanos, mediante la ayuda de estímulos extrínsecos, el control de su conducta desde fuera. El uso de los signos conduce a los individuos a una estructura específica de conducta que surge del desarrollo biológico y crea nuevas formas de un proceso psicológico culturalmente establecido" (Vigotsky,1979; p. 70).


 

Herramientas y signo

De esta forma, Vigotsky enfatiza la similitud funcional entre las herramientas materiales y las herramientas psicológicas. Ambas tienen un papel mediador, pero las segundas se distinguen de las primeras en que están dirigidas hacia el interior y no modifican el objeto de la operación psicológica. En esta similitud entre herramienta y signo se encuentra el segundo postulado básico de Vigotsky. En primer lugar, cabe señalar que ambas construcciones (herramienta y signo) son artificiales y, por tanto, su carácter es social, implicando que el dominio progresivo de la conducta individual reside en la incorporación a la cultura, en el sentido del aprendizaje del uso de los sistemas de símbolos y signos, culturalmente establecido a lo largo de cientos de miles de años de evolución sociohistórica de la especie humana, entre los cuales el más importante es el lenguaje. En segundo lugar, Vigotsky encuentra en sus investigaciones que los adultos emplean continuamente herramientas psicológicas, pero emancipada de sus formas externas. Es decir, el signo externo que un escolar requiere para solucionar una tarea determinada se transforma en signo interno en el adulto en relación a la misma tarea. Por tanto, el proceso de interiorización de los sistemas de símbolos y signos adquiere una enorme importancia. La respuesta de Vigotsky es clara. Si los procesos psicológicos están mediados por los signos y estos tienen un carácter social, en las relaciones interpsicológicas dominamos su uso, posibilitando así un uso individual, tras la interiorización, en el plano intrapsicológico. En definitiva, que el contenido de la conciencia humana, tal y como había postulado Janet, consiste en relaciones interpersonales interiorizadas.


 

El lenguaje y los intercambios

El estudio, propuesto por Vigotsky, de las relaciones entre pensamiento y lenguaje se inscribe en este marco de referencia. Sus tesis se resumen en su concepción del pensamiento verbal, visto como una totalidad compleja, sometida a leyes propias y cualitativamente distinta tanto del pensamiento como del habla (o lenguaje).

Vigotsky, obsesionado por encontrar unidades de análisis de los procesos psicológicos que retuvieran en forma simple las propiedades del conjunto, utiliza el significado de la palabra como unidad del pensamiento verbal. Esta elección se apoya en su concepción sobre el lenguaje. Al igual que Sapir, Vigotsky considera que el lenguaje humano se ha construido para regular y controlar los intercambios comunicativos, pero, a diferencia de otros sistemas comunicativos, el material que emplea para cumplir sus objetivos es simbólico, implicando, por tanto, un nivel de generalización o de reflejo de la realidad. Así, función comunicativa y función representativa del lenguaje se entrelazan, de forma que el habla, para poder cumplir su función original (la comunicación), debe obligatoriamente comportar un nivel de generalización de la realidad y, consecuentemente, representarla. Si no fuera así, la comunicación mediante el lenguaje sería imposible al no compartir los miembros de una determinada comunidad lingüística los mismos referentes en su habla. Por eso, el significado de la palabra conserva las características del pensamiento verbal, al ser tanto un fenómeno del lenguaje como del pensamiento. "Una palabra sin significado es un sonido vacío; el significado es, por tanto, un criterio de la palabra y su componente indispensable... Pero, desde el punto de vista de la psicología, el significado de cada palabra es una generalización o un concepto... Sin embargo, esto no implica que el significado permanezca formalmente a dos esferas diferentes de la vida psíquica. El significado de la palabra es un fenómeno del pensamiento mientras éste esté encarnado en el lenguaje, y del habla sólo en tanto esté relacionado con el pensamiento o iluminado por él. Es un fenómeno del pensamiento verbal, o del lenguaje significativo, una unión de palabra y pensamiento" (Vigotsky, 1973; pp. 160-161).


 

Habla interna y habla externa

A estas ideas se añade una nueva: la formación genética del pensamiento verbal, Vigotsky considera que pensamiento y lenguaje presentan raíces ontogenéticamente distintas. Ambos se originan en la transacción, pero el primero es un producto de la interacción material, de la interacción con los objetos, mientras que el lenguaje es un producto de la interacción social, de la interacción con el otro. El pensamiento verbal parece, justamente, como la intersección entre ambas líneas de desarrollo. El significado de la palabra evoluciona en manos del niño a medida que va dominando el lenguaje y, en consecuencia, se modifica su modo de generalizar la realidad, así como la relación entre pensamiento y habla.

Vigotsky cree que el pensamiento no se expresa simplemente en palabras, sino que existe a través de ellas. Este planteamiento implica el estudio de los diferentes planos que van desde el lenguaje externo hasta el motivo que sugiere un pensamiento. De lo externo a lo interno, Vigotsky distingue en primer lugar un plano semántico, correspondiente al aspecto interno del habla. Inicialmente, los niños y las niñas hacen corresponder el aspecto interno del habla con su aspecto externo, pero poco a poco, gracias a compartir la misma referencia objetiva en contextos de integración con los adultos, los diferencia, permitiendo al pensamiento verbal elevarse de las generalizaciones primitivas a los conceptos más abstractos. El siguiente plano es el lenguaje interiorizado o habla interna. Vigotsky considera a éste como una formación específica que se rige por unas leyes propias.

Vigotsky hipotetiza que el lenguaje privado o egocéntrico precede en el tiempo al lenguaje interior, siendo su naturaleza y estructura semejantes. Dado que el lenguaje egocéntrico tiene una forma externa, su estudio aporta a Vigotsky los datos necesarios para conocer el lenguaje interior. En primer lugar, Vigotsky postula que el lenguaje egocéntrico y el lenguaje interior cumple la misma función. En sus palabras, "el lenguaje egocéntrico sirve de ayuda a la orientación mental y a la comprensión consciente; ayuda a superar dificultades; es el lenguaje para uno mismo, relacionado íntima y últimamente con el pensamiento del niño... El lenguaje egocéntrico se desarrolla a lo largo de una curva que se eleva, y no a lo largo de una que declina; está sujeto a una evolución, no a una involución" (Vigotsky, 1973; p. 175).

Para Vigotsky, el lenguaje egocéntrico es una forma de transición entre el lenguaje social y el lenguaje para uno mismo, de forma que el niño lo emplea con una función autorreguladora en contextos potencialmente comunicativos. Sus características son éstas: naturaleza predicativa, condensación de elementos, y predominio del significado. Estos tres apartados sintetizan la naturaleza del habla interior. Vigotsky considera que la función del habla interna es la inversa del habla externa. Mientras que esta última es habla para los demás, el habla interior es habla para uno mismo, funcionando ambas según las reglas del diálogo, pero, a diferencia del habla externa, el habla interna no debe explicitar el tema ya que está compartida en la acción y en la conciencia del propio sujeto. Por tanto, el habla interior está constituida por comentarios (o predicados) sobre algo que ya se conoce, que ya está dado. A su vez, está cargada de significados, los cuales están dominados por el contexto de actuación del sujeto, y se eliminan gran parte de elementos, de forma que podemos obtener una "comunicación prácticamente silenciosa de los pensamientos más complicados" (Vigotsky, 1973; p. 188).


 

Palabra y pensamiento

El último plano de pensamiento verbal es el propio pensamiento. Su fluir no es idéntico, ni se corresponde con un despliegue simultáneo del lenguaje, al no estar formado como éste por unidades. Empleando el símil de Vigotsky, podemos decir que el pensamiento se puede comparar a una nube que arroja una lluvia de palabras. Por último, Vigotsky señala que detrás de cada pensamiento existe una tendencia afectivo-volitiva (una motivación) que es la que lo origina.

Tal y como hemos visto, las relaciones entre pensamiento y lenguaje, según Vigotsky, son profundamente complejas. "Un pensamiento nace a través de las palabras. Una palabra sin pensamiento es una cosa muerta, y un pensamiento desprovisto de palabras permanece en la sombra. La conexión entre ellos sin embargo no es constante. Surge en el curso del desarrollo y evoluciona por sí misma" (Vigotsky, 1973; p. 196).

Entre pensamiento y habla existen distintas mediaciones, siendo decisiva el habla interna que tiene su origen en la diferenciación entre el lenguaje para uno mismo y el lenguaje para los otros, de forma que participa tanto de la fase en que un pensamiento se encarna en un significado como de aquella en que es transmitido a nuevos significados que pueden combinarse sintácticamente.

Tal y como uno de nosotros ha propuesto, entendemos que el pensamiento de Vigotsky se podría resumir de la siguiente forma: "El pensamiento surge a través de algún conflicto del sujeto originado en su actividad precedente, de forma que su resolución comporta revelar de la situación aquello que es nuevo. La focalización del sujeto sobre lo nuevo deviene en un acto de significación de dicho aspecto de la situación, es decir, lo nuevo adquiere una significación y, consecuentemente, puede ser nombrado. La palabra que encarna dicha significación media entre el pensamiento y la aparición del habla interiorizada. Ésta, entendida como un diálogo idiosincrático con uno mismo, resuelve un nuevo conflicto: el que surge entre la comparación entre el significado invocado en la palabra interiorizada (sentido) y su significación objetiva... Así, lo nuevo una vez "nombrado" pasa a ser viejo, a estar ya dado para el sujeto y, por tanto, es susceptible de nuevas diferenciaciones. El sentido, visto como un significado "deformado", se libera de sus constricciones contextuales, al descubrir el sujeto nuevas estructuras y combinaciones de significados. A su vez, éstas combinaciones alteran los significados estáticos, permitiéndoles expresar el pensamiento vivo. El resultado es que el contenido acumulado en la palabra que invocaba lo nuevo se despliega a numerosos predicados que gravitan en torno a ella. De esta forma se objetiviza el significado permitiendo el sujeto operar en el plano de la estructura semántica del lenguaje" (Vila, 1985; p. 16). Desde el punto de vista genético, esta mediación del habla interior es realizada inicialmente por el lenguaje egocéntrico o habla privada.

Desgraciadamente, la muerte prematura de Vigotsky cortó de raíz el desarrollo de estas formulaciones. Sin embargo, como señalábamos al inicio del artículo, su obra se ha convertido en la actualidad en un marco de referencia básico para estudiar y comprender la formación y el funcionamiento de los procesos psicológicos superiores. En breve, estamos seguros, nuevas aportaciones ampliarán y matizarán las ideas vigotskianas.

 


Entérate

Nueva técnica no invasiva de estudio de las funciones cerebrales superiores:

Se trata de una variante de la Resonancia Magnética Funcional, en la que se miden gradientes de difusión de las moléculas de agua y que ha sido aplicado por un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Indiana, para obtener un mapa de alta resolución de las conexiones neuronales de la corteza cerebral. Se ha localizado lo que llaman "corazón del cerebro", situado en la parte posterior del cerebro entre los dos hemisferios y que funciona como condensador de las comunicaciones que mantienen entre si las neuronas. Se prevé aplicar esta técnica al estudio de la regeneración neuronal tras un accidente cerebral.

Noticia completa: noticia