Psicología Para Estudiantes

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Psicología Analizando a Esbozo de la obra científica de Lev Semionovich Vigotsky

Esbozo de la obra científica de Lev Semionovich Vigotsky

E-mail
Por D. B. Elkonin

El eminente psicólogo Lev Semionovich Vigotsky (1896-1934) fue, un participante directo y activo en la lucha por la construcción de una psicología científica a partir del materialismo dialéctico e histórico, en contra de la nueva psicología subjetiva e idealista de los intentos por construir la nueva psicología soviética, a partir del materialismo común y mecánico. En el transcurso de su corta pero extraordinariamente actividad científica, escribió cerca de 180 trabajos científicos: monografías y artículos, fundó una orientación totalmente nueva en la psicología, cuyo objetivo fue la elaboración de una teoría psicológica concreta de la conciencia, su estructura, función en la conducta y en toda la vida de los seres humanos.

Los trabajos de L. S. Vigotsky, impresos sólo parcialmente durante su vida, se publicaron mucho tiempo después de su muerte ocurrida luego de una penosa enfermedad. En los años cincuenta se reeditaron algunos de ellos, y en 1960 salen a la luz los manuscritos que no habían sido publicados. Actualmente la mayoría de los trabajos de L. S. Vigotsky están editados en una colección de 6 tomos de sus obras completas (1982-1984).

El interés por los trabajos teóricos y experimentales de L. S. Vigotsky crece constantemente tanto en la Ex-Unión Soviética como en el extranjero. En el periodo que podría parecer de años de esparcimiento, realmente se realizó un trabajo teórico y experimental muy grande, en el cual se desarrollaron y profundizaron algunas de sus concepciones.

Este trabajo. en primera instancia. lo llevaron a cabo sus colaboradores, discípulos y seguidores más cercanos. Aquí debe mencionarse ante todo a sus compañeros de trabajo para la elaboración de una nueva concepción: A. N. Leontiev y A. R. Luria; sus colaboradores y discípulos más cercanos: L. I. Boznovich, A. V. Zaparozhets, D. B. Elkonin, R. E. Levina, N. G. Morosova, L. S. Slavina y muchos otros. En las investigaciones teóricas y experimentales que realizaban, seguían surgiendo y desarrollándose una nueva concepción, elaborada por Vigotsky. Esta entró en la historia de la psicología soviética como la concepción del surgimiento histórico de los procesos específicamente humanos, superiores, como la concepción de la compresión histórica de la conciencia humana.

En 1981, en el ámbito de la psicología soviética se festejó ampliamente el 85 aniversario del nacimiento de este eminente científico. En la conferencia, para conmemorar esta fecha, se hizo manifiesta la enorme influencia que ejercieron los puntos de vista de Vigotsky en distintas áreas, no sólo del conocimiento de las ciencias humanas, sino también de otras. (La obra científica de L. S. Vigotsky y la psicología contemporánea, 1981).

Después de que fueron publicadas las traducciones al inglés algunos trabajos de L. S. Vigotsky, en muchos países se ha observado un gran interés por su obra, y no pocos psicólogos extranjeros se han dedicado al estudio de sus trabajos. En Estados Unidos surgió toda una corriente y los psicólogos pertenecientes a ella no sólo llevan a cabo un análisis teórico de los puntos de vista de Vigotsky, sino que organizaban, partiendo de éstos, investigaciones experimentales especiales.

A pesar de que han pasado 50 años de la muerte de L. S. Vigotsky, los problemas por él planteados aún siguen vigentes, y algunas de las soluciones que propuso son insuperables. Vigotsky no dejó un sistema psicológico perfecto, pero ningún psicólogo que trabaje y piense seriamente en la construcción de este sistema podría avanzar, obviando lo realizado por él.

Lev Semionovich Vigotsky nació el 18 de noviembre de 1896 en la ciudad de Orsh. Al año siguiente, la familia Vigotsky se traslada a la ciudad de Gomel, Bielorusia. Con esta ciudad, en particular se relacionan la infancia, la juventud y finalmente los primeros pasos de la vida independiente de Vigotsky. En 1911 ingresa directamente al 6º grado de un colegio para varones. A juzgar por todo, la enseñanza primaria la recibió en el hogar y demostró capacidades extraordinarias. En 1913 termina la preparatoria con la condecoración superior "medalla de oro" y en este mismo año ingresa a la Facultad de Derecho de la Universidad Estatal de Moscú. Desde 1914 estudia paralelamente la licenciatura en Historia y Filosofía de la Universidad de Chaniasvki (uno de los centros estudiantiles más progresistas de ese momento). En 1917 concluye ambos estudios universitarios, obteniendo así una sólida formación en ciencias humanas, con una amplia orientación en los problemas de la filosofía, la historia, la crítica literaria y el libre dominio de las lenguas europeas fundamentales.

En los años de estudiante, los intereses de Vigotsky se concentraron en los problemas de la estética y la crítica literaria Siendo estudiante, comienza un análisis profundo de crítica literaria acerca de la tragedia de Hamlet de Shakespeare. En el archivo personal de Vigotsky se conservó el manuscrito "La tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca, de W. Shakespeare", con fecha 5 de Agosto - 12 de Septiembre de 1915. El trabajo sobre esta obra de Shakespeare lo continuó en 1916, preservando un manuscrito relativamente grande (12 libretas), con fecha 14-28 de Febrero de 1916. Recordamos estas investigaciones de Vigotsky, ya que constituyeron el comienzo y la base de su monografía "La psicología del arte", concluida en el año 1925 y que, como demostraremos a continuación, jugó un papel sustancial en toda su obra.

Ya en este periodo juvenil de su vida (en 1915 tenía solamente 19 años) Vigotsky manifiesta capacidades poco comunes como conocedor y crítico profundo de ensayos filosóficos (los problemas de la estética como parte integrante se contemplaban en la filosofía), la historia y el estado de la psicología contemporánea (la problemática de la estética se encontraba en la encrucijada de las interrogantes psicológicas y filosóficas), así como de la literatura. En este periodo publica algunos comentarios y críticas de obras literarias, alrededor de las cuales existían discusiones en los círculos literarios.

En 1917, Vigotsky concluye su instrucción y regresa a Gomel por motivos de trabajo. La revolución de Febrero lo sorprende en Moscú siendo estudiante, y la Gran Revolución Socialista de Octubre ocurre cuando está ya en Gomel. La revolución de Octubre le abrió a Vigotsky grandes posibilidades para la actividad social y pedagógica, imparte literatura en una escuela para trabajadores, en un colegio pedagógico, en las escuelas nocturnas y en facultades para obreros (aquí los trabajadores se preparaban para ingresar a instituciones de educación superior); además imparte conferencias sobre estética, historia del arte, lógica y psicología, en diferentes instituciones docentes. Dirige el departamento de teatro de la Oficina de Educación popular en Gomel, conduce la sección de teatro en un rotativo local, y participa en la fundación del periódico literario "Veresk". La multifacética actividad pedagógica y social de Vigotsky en el período de su vida en Gomel, fue determinante en sus intereses posteriores en las esferas de la pedagogía y psicología.

En 1922, Vigotsky interviene con su discurso "Sobre los Métodos de Enseñanza de la Literatura en las Escuelas". En este mismo tiempo, realiza una investigación sobre los procesos de la comprensión mediante el método de la traducción reiterativa de una lengua a otra (en el archivo personal se conserva la descripción de esta investigación que data de 1923).

En el inicio de la década de los veinte en el colegio pedagógico, en donde impartía la materia de psicología. Vigotsky organiza un laboratorio en el que realiza experimentos que constituyen la base de su conferencia "La metodología de la investigación reflexológica y psicológica", presentada en el Congreso Nacional de Neuropatólogía de Rusia, que fue realizado en enero de 1924 (véase T 1 de obras completas, 1982). Con su intervención se incluye a Vigotsky en la discusión del tema central: la posibilidad de la investigación objetiva de la psiquis y, consecuentemente, sobre la posibilidad de la existencia de la psicología como ciencia independiente. En esta cuestión, Vigotsky ocupa una posición totalmente definida, defendiendo no sólo la necesidad de la existencia de la psicología como ciencia particular, sino también la posibilidad de la investigación objetiva de su objeto de estudio.

Para valorar la importancia histórica de semejante paso, es imprescindible imaginar la situación y el momento en los cuales Vigotsky entra en la discusión. Imperaba una lucha aguda contra la psicología subjetiva, contra las bases idealistas de esta psicología, la cual hacia poco tiempo ocupaba una posición predominante y después lucharía por su propia existencia. Sin exageración, puede decirse que éste fue el periodo de dominio de los enfoques fisiológicos y reflexológicos, cuyo principal objeto de estudio era la conducta. En la escuela de V. M. Béjterev, los reflejos combinados se estudiaban en calidad de unidad fundamental de la conducta del hombre, que se apreciaba en función de la adaptación al medio. Pero ambos enfoques descartaban la posibilidad del estudio de la psiquis con métodos objetivos y de esta misma manera, la psiquis como objetivo del conocimiento científico. La psicología como ciencia de la conducta festejó su victoria: por un lado con la comprensión idealista de la psiquis, y por el otro, con la posibilidad de su investigación en general. Cualquier mención de la psiquis o la conciencia se consideraba como idealismo o encubierto.

En esta situación, L. S. Vigotsky actúa en calidad de defensor de la psicología como ciencia independiente, como ciencia de la psiquis y la conciencia. Aquí exponemos solamente algunas citas de su discurso: "¿Sería posible una explicación científica de la conducta del hombre sin la psiquis? La psicología sin el alma, la psicología sin cualquier metafísica debería convertirse en una psicología sin psiquis, en reflexología. No seria absurdo suponer que biológicamente, la psiquis, en definitiva no es necesaria en el sistema de la conducta". (1981, T. 1 pág. 55).

Por otro lado: "Es necesario hablar directamente: Los enigmas de la conciencia y la psiquis no pueden abordarse con argumentos capciosos, ni metodológicos, ni de principio. No puede evitarse el considerarlos. James se pregunta si existe la conciencia y responde diciendo que la respiración existe, de esto está seguro. Sin embargo, sobre la existencia de la conciencia, si tiene dudas. El planteamiento de la pregunta es gnoseológico, así pues, la conciencia desde, el punto de vista psicológico es un hecho indudable, una realidad de primer orden y un hecho de gran importancia, nunca secundario o casual. Esto significa que esta cuestión era necesaria y se pudo aplazar, pero no eliminar del todo. Mientras el problema de la conciencia y de la psiquis no se plantee de manera precisa y osada y no se resuelva experimentalmente por una vía objetiva, las cosas no ocuparán su justo lugar en la nueva psicología. Es necesario preguntarse en qué punto aparecen los rasgos conscientes de los reflejos, cuál es su mecanismo nervioso, cuáles las características de su desarrollo, cuál su sentido biológico. Es preciso plantear estas interrogantes y disponerse a trabajar en su solución a partir de la experimentación. El único problema consiste en plantearlo correctamente y a tiempo, y la solución se obtendrá tarde o temprano. En entretenimiento "energético", Béjterev llega al extremo del pan-psiquismo, hasta la personificación de animales y plantas; por otro lado, no se decide a rechazar una hipótesis del alma. Y en esta ignorancia primitiva, relacionada con la psiquis, estará la reflexología; por el momento, ésta va a prescindir de la psiquis y a cerrarse en el círculo estrecho del materialismo fisiológico, ser, en fisiología materialista, no es difícil, traten de serlo en psicología y si lo consiguen serán idealistas.

Si imaginamos el ámbito social y científico, en el cual se escuchó este llamado, resulta asombrosa la valentía científica de este joven investigador que apenas se iniciaba en la psicología. En este discurso, se observa ya el problema a cuya solución L. S. Vigotsky dedicó su actividad científica su y corta vida. Este discurso figuró decisivamente en la biografía de Vigotsky, K. N. Kornilov, Director del Instituto de Psicología en Moscú. sustituyendo en su cargo al idealista subjetivo G. I. Chelpanov, fue el primero en declarar la necesidad de cambios en la psicología a partir del Marxismo e invitó a Vigotsky a trabajar en dicho Instituto, éste aceptó la invitación. En 1924, se trasladó a Moscú y comenzó a trabajar en el Instituto como colaborador científico. Allí se encuentra con psicólogos jóvenes, menores por la edad pero mayores por la antigüedad en el trabajo: A. N. Leontiev y A. R. Luria, entre otros. Los tres científicos formaron un grupo único, con Vigotsky como líder.

Desde su traslado a Moscú, en 1924, comenzó un nuevo período en la actividad científica de L. S. Vigotsky. En su autobiografía científica, A. R. Luria escribió: "Cuando L. S. Vigotsky llega a Moscú, yo continué las investigaciones, sirviéndome de una metodología motriz desarrollada conjuntamente con A. N. Leontiev, antiguo discípulo de Chelpanov, con quien yo colaboré el resto de mi vida. Leontiev y yo valoramos muy altamente las extraordinarias capacidades de Vigotsky, y nos sentimos muy contentos cuando lo integraron al "trío", nuestro grupo de trabajo. Con Vigotsky, en calidad de nuestro líder reconocido, emprendimos un esbozo crítico de la historia del estado actual de la psicología; nuestra gran idea consistió en la creación de un nuevo enfoque científico de los procesos psicológicos del hombre".

Desde el inicio, nuestra opinión general fue que ni la psicología subjetiva propuesta por G. I. Chelpanov, ni los intentos simplistas por reducir toda la actividad consciente a los esquemas reflexológicos sencillos pueden ser utilizados como modelo de la psicología real del hombre. Era necesario revisar las posiciones anteriores y encontrar un nuevo enfoque. L. S. Vigotsky previó a grandes rasgos esta nueva orientación.

L. S. Vigotsky inició un análisis de lo que denominó la crisis de la psicología, utilizando ampliamente los trabajos de científicos alemanes, franceses, ingleses y estadounidenses. Expuso estas ideas en diferentes conferencias y las escribió en 1926, durante su hospitalización para curarse de la tuberculosis. Por desgracia, este trabajo se publicó hasta mucho tiempo después. Durante la Segunda Guerra Mundial, el manuscrito se perdió, y la copia se encontró hasta en 1960 en su archivo.

El testimonio de un cercano colaborador es muy importante para nosotros. Este descubre una de las partes de la actividad de L. S. Vigotsky en los primeros años de estancia en Moscú. Sobre la importancia que tiene esté trabajo para toda la creación de Vigotsky, nos detendremos más tarde; por ahora solamente subrayamos que éste no fue el único. En primer lugar, Vigotsky continúa las investigaciones sobre critica literaria, comenzadas en los años de estudiante. Para mayor precisión convendría llamarlas "investigaciones de la psicología de la influencia estética de las obras literarias". Él somete a análisis no solamente la tragedia de Hamlet sino también otras formas literarias menores, como novelas y fábulas: escribe un libro que llama "La psicología del arte". Este documento, concluido en 1925, fue su tesis. En el otoño de 1925, Vigotsky recibe la aprobación para presentar su examen profesional. pero por el empeoramiento de su enfermedad lo exoneran de éste. "La psicología del arte" no se publicó en vida de Vigotsky, sino 40 años después de que la escribió, 30 años después de su muerte. Salió a la luz por primera vez en 1965. Muy pronto apareció la segunda edición, ampliada. (1968)

En nuestro análisis no nos propusimos destacar cuál fue el aporte de este libro a la crítica literaria, cuáles son las posiciones de Vigotsky en cuanto a la estética, como tampoco cuáles temas sometió a la crítica y cuáles desarrolló, este es un asunto de los especialistas de la estética. Este libro llegó a ser uno de los trabajos fundamentales que caracterizan el desarrollo de la teoría actual del arte. prueba de ello es que en un corto periodo de tiempo, se publicó en dos editoriales.

El objetivo de nuestro trabajo es, pues, aclarar aquellos lugares y funciones que estaban ante Vigotsky, analizar el papel que jugó esta investigación en la solución de tareas propiamente psicológicas, así como la influencia de ésta en toda su creación científica posterior. Nosotros ya encontramos en este trabajo aquellas ideas que como resultado llegaron a ser objeto de especial investigación y a las que Vigotsky regresa, enriqueciendo con toda la experiencia del trabajo teórico y experimental acerca de las cuestiones principales y fundamentales de la psicología.

Ante todo, es imprescindible precisar el objeto de la investigación que interesaba a Vigotsky. El nombre del libro "La psicología del arte" podría sugerir a algunos lectores la idea que por psicología del arte se entiende la revelación de la psicología del proceso creador de los autores de obras de arte, es decir, que el libro está dedicado a la psicología de la creación. Esto no es así. El libro no se centra, en general, en la psicología de la creación; sobre esto el autor habla muy poco, a él le interesa otra cosa: cómo influye una obra literaria en el hombre, sobre todo, en su vida emocional. L. S. Vigotsky se interesa objetivamente en la obra de arte existente, independiente de su creador. Ante todo, busca la posibilidad de la investigación objetiva de la obra de arte.

Al respecto, esto es lo que escribió el propio Vigotsky: "En nuestra opinión, la idea central de la psicología del arte, es el reconocimiento de la superación del material a través de la forma artística, o el ver el arte como una manifestación social del sentimiento. El método de investigación de este problema es el analítico, que partiendo del análisis del arte llega a la síntesis psicológica en el método del análisis de los sistemas de los estímulos. Nosotros, al igual que Heneken vemos una obra de arte como "un conjunto de señales estéticas dirigidas a despertar emociones en el individuo", y a partir del análisis de estas señales, intentamos reconstruir las emociones correspondientes.

Pero a diferencia el método estopsilógico, el nuestro consiste en que no interpretemos estos signos como una manifestación de la organización del alma del autor o la de sus lectores. No deducimos del arte la psicología del autor o sus lectores, ya que sabemos que no es posible hacer esto basándonos en la interpretación de los signos; es decir, pretendemos estudiar la psicología del arte {única e impersonal, independiente del autor y el lector, examinando solamente la forma y el material de la obra de arte.

Así pues, L. S. Vigotsky parte del supuesto que la obra de arte es especial y premeditadamente un sistema organizado, calculado para provocar determinada emoción. Su organización consiste en dar al material de la obra de arte cierta forma, la cual incluye la composición de los materiales y otros recursos relacionados orgánicamente con la composición de un tipo especifico de arte.

Este método, escribe Vigotsky, garantiza también una objetividad suficiente de los resultados alcanzados y de todo el sistema de investigación, pues siempre parte de hechos concretos, objetivamente existentes y tomados en consideración. El objeto de estudio general de este método puede condensarse en la siguiente formula: de la forma de la obra de arte, a través del análisis funcional de sus elementos y estructura, hacia la reconstrucción de la reacción estética y hacia el establecimiento de sus leyes generales.

No estudiaremos la forma en que Vigotsky realiza el análisis de diferentes géneros literarios: fábulas, novelas, tragedias, aunque esto sea interesante; sino que expondremos algunas de sus conclusiones de su análisis. "El arte es social y si bien su acción se realiza en un individuo en particular, ello no significa que sus raíces y esencias sean individuales. Es ingenuo entender como social solo lo colectivo, como la existencia de una gran cantidad de personas. Lo social está también donde hay solo una persona con sus sufrimientos personales. Y por ello el arte, cuando realiza una catarsis e incorpora un fuego depurador de las conmociones más íntimas, más importantes de la vida del alma, constituye la acción social. El problema no tiene lugar como la muestra la teoría del contagio, es decir, el sentimiento que surge en una persona contagia a todos, y sólo entonces llega a ser social; sino a la inversa. El surgimiento de los sentimientos externos a nosotros se realizan mediante la fuerza del sentimiento social, que a su vez se objetiviza, materializa y afianza en los objetos exteriores del arte, los cuales se han convertido en instrumentos de la sociedad.

Una particularidad sustancial de los seres humanos, a diferencia de los animales, se resume en que incorpora y separa de su cuerpo el aparato de la técnica y del conocimiento científico, los cuales se convierten en instrumentos de la sociedad. Con esta misma precisión, el arte es también una técnica social del sentimiento, un instrumento de la sociedad, mediante el cual atrae el circulo de la vida social, los aspectos más íntimos y personales de nuestro ser. Hubiera sido más correcto decir que el sentimiento no es social, por lo contrario, llega a ser personal cuando una obra de arte conmueve a cada uno de nosotros; es personal sin dejar de ser social.

Al valorar altamente la función del arte en la renovación de las capas más profundas de la personalidad humana, Vigotsky atribuía a éste una gran importancia en el futuro de la sociedad. "Pues sin duda, en el plano del futuro, escribió Vigotsky al final de su libro, descansa no sólo la reestructuración de toda la humanidad sobre nuevos principios, no sólo la conquista de los procesos sociales y económicos, sino también la llegada de un hombre nuevo"; por tanto, indudablemente cambiará la función del arte.

No es posible imaginar cuál es el papel de que desempeñará el arte en esta transformación del hombre, cuáles son las fuerzas ya existentes que no actúan en nuestro organismo, que el arte incorporara en la formación del hombre nuevo. Las posibilidades del futuro son de antemano innumerables e imprevisibles, tanto para el arte como para la vida, como dijo Spinoza: "Nadie ha determinado aún para qué está preparado el cuerpo".

En la estética y en la psicología empírica específicamente, las emociones humanas se analizaban como los sufrimientos personales, íntimos e individuales, cuya investigación puede ser solo subjetiva, introspectiva o puramente fisiológica; por el contrario, la idea fundamental de Vigotsky consiste en que las emociones existen en una forma objetiva, primeramente social, en calidad de obras de arte en las cuales se materializan con medios y signos particulares. Las obras de arte son los instrumentos sociales mediante los cuales ocurre la transformación de las emociones y su conversión es una esfera particular de la vida individual del hombre; esta esfera es tan importante que a ella se incorporan los procesos fisiológicos más profundos, casi todos viscerales.

De esta manera, resulta que la ley fundamental formulada por Vigotsky acerca de la formación de los procesos psíquicos superiores del hombre (es decir, la ley de acuerdo con la cual, cualquier función superior propiamente humana, existe primeramente en la forma externa, interpsíquica, y sólo después, en el proceso particular de interiorización, se vuele individual, intrapsíquica), se propuso por primera vez en el análisis objetivo de las obras de arte, a través del esclarecimiento de la naturaleza social de las emociones humanas. En esto radica la gran importancia de sus trabajos sobre la psicología del arte para todas las investigaciones ulteriores.

Sin embargo, esta importancia no se agota con lo planeado. Existen todos los fundamentos para suponer que el interés por el problema de la vida afectiva del hombre no fue abandonado por Vigotsky en sus trabajos posteriores. Es interesante destacar también lo siguiente: a Vigotsky le preocupaban mucho los puntos de vista de Spinoza acerca del afecto y la relación de éste con el intelecto. En los últimos años de su vida, escribió un trabajo especial, dedicado al examen crítico de los problemas de la psicología de las emociones, que en un plano filosófico fueron planteadas por Spinoza. En este trabajo, examina la teoría de la pasión según Descartes y Spinoza, y en correspondencia con esto, da un análisis de los puntos de vista existentes en su época acerca de la naturaleza de las emociones humanas en la psicología explicativa y descriptiva. Esta investigación quedó inconclusa; todo lo que fue encontrado en los archivos de Vigotsky está publicado en el último tomo de sus obras completas.

En particular nos hemos detenido de manera relativamente minuciosa en uno de los primeros trabajos de Vigotsky, con el fin de mostrar la relación lógica interna entre sus investigaciones tempranas y posteriores. Con ello quisimos destacar, específicamente, que Vigotsky surge como un psicólogo dentro del campo de las ciencias humanas y no de las biológicas.

El segundo objeto de estudio del trabajo de Vigotsky en este periodo está relacionado con el surgimiento de su interés por el desarrollo de los niños con distintos defectos, tanto físicos como mentales (ciegos, sordomudos y retrasados mentales). Vigotsky pertenece al grupo de psicólogos que, por todos los medios, se esforzaban por la utilización práctica de los conocimientos psicológicos, además, buscaban todas las esferas de la práctica, en las cuales la psicología puede no ser utilizada, sino también, y no menos importante, son capaces de alimentar a la psicología con nuevos hechos de ayudar en la solución de cuestiones teóricas. La industria y el ejército, la educación y la salud revivirán y reformarán la ciencia escribió Vigotsky. Hasta el momento, explica Vigotsky, su contacto con la práctica se considera una profanación de la investigación y, se aconseja esperar hasta que la psicología concluya su propio sistema teórico. Sin embargo, la experiencia de las ciencias naturales dice lo contrario; la medicina y la técnica no esperaron que la anatomía y la física festejaran sus últimos triunfos. No solo la vida necesita de la psicología y de su práctica por doquier en todas las formas, sino también en psicología es imprescindible esperar una evaluación a partir de este contacto con la vida.

El interés por los problemas de la educación y la enseñanza surgió en Vigotsky ya en el periodo de su vida en Gomel con motivo del trabajo pedagógico. El trabajo junto con I. I. Daniushevski, uno de los organizadores de la enseñanza popular en Gomel. Después I. I. Daniushevski se traslada a Moscú e ingresa en la sección de protección social legal de la infancia del Ministro de Educación. A la llegada de Vigotsky a Moscú, Daniushevski lo invita a participar en la elaboración de los principios y la organización de la educación social de los niños ciegos, sordomudos y retrasados mentales. Ya en el año 1924, bajo la redacción de Vigotsky y con su prólogo, sale el compendio ("Cuestiones de la educación de los niños ciegos, sordomudos y retrasados mentales"; 1924), en el cual se ilustran los principios y la práctica de la organización de las instituciones para estos niños.

En el año de 1925, Vigotsky participa en calidad de representante de la defectología soviética ante la Conferencia Internacional de Enseñanza para Sordomudos. Después de esto, visita Alemania, Holanda y Francia, donde se familiariza con el trabajo de las instituciones de psicología y defectología.

Precisamente desde 1924, Vigotsky comienza a tener la participación más activa en los trabajos de defectología. Se encuentra entre los organizadores activos del Instituto Experimental de Defectología. I. I. Daniushevski fue director y Vigotsky líder científico en esta institución, la cual contaba con varias clínicas para la educación de niños con diferentes defectos; asimismo, se proporcionaba consulta a niños, en la cual trabajaban de manera conjunta defectólogos, psicólogos y médicos Vigotsky unificó el trabajo de especialistas de diferentes áreas e introdujo en éste, el espíritu de una investigación científica fructífera. Las conferencias impartidas sistemáticamente, basándose en los datos obtenidos en las consultas, se convirtieron en seminarios prácticos y teóricos.

El tercer objeto de estudio de las investigaciones de Vigotsky, fueron sus trabajos en la rama de la psicología pedagógica. En 1926 escribe el gran libro "La Psicología Pedagógica", en el cual están presentes las posiciones de la reactología, pero en este libro ya se siente la insatisfacción de Vigotsky por la comprensión puramente reactológica de la conducta, la necesidad de estudiarla en su unidad con la psiquis y la conciencia como reguladores de la misma.

Aproximadamente en este tiempo se publica el gran artículo de Vigotsky "La Conciencia como un problema de la psicología de la conducta" en el cual demuestra de manera convincente la necesidad de postular el problema de la conciencia como central para la psicología en tanto ciencia de la conducta. Vigotsky elige, como epígrafe para este artículo, una observación de K. Marx, hoy bien conocida, sobre la diferencia de principio del trabajo del hombre y de la actividad instintiva de los animales.

Expondremos algunas de las posiciones de este artículo. "La cuestión de la naturaleza psicológica de la conciencia se omite intencional y constantemente en nuestra literatura científica, se esfuerzan por no observarla como si en la nueva psicología ésta no existiera. Como consecuencia de ello, los sistemas de la psicología científica puestos ante nuestros ojos, llevan en si, desde el comienzo mismo, una sede de defectos orgánicos. Nombraremos algunos, los más importantes y básicos desde nuestro punto de vista.

  1. Ignorando el problema de la conciencia, la propia psicología se cierra a si misma el acceso a la investigación de cualquier problema complejo de la conducta del hombre. Está obligada a limitarse al esclarecimiento de las relaciones más elementales de la materia viva con el mundo...
  2. La negación de la conciencia y la aspiración de construir un sistema psicológico sin este concepto, como "La Psicología sin la Conciencia" como expresó P. B. Blonski conlleva a que la metodología se prive de los recursos imprescindibles para la investigación de las reacciones que no se detectan a simple vista, como los movimientos internos, las reacciones somáticas, etc. El estudio de las reacciones vistas sólo a nivel superficial es totalmente débil e inconsistente, incluso ante problemas muy sencillos de la conducta del hombre...
  3. Se borra todo limite de principio entre la conducta de los animales y la conducta del hombre. La biología absorbe a la sociología, la fisiología a la psicología. La conducta del hombre se estudia en la medida en que es la conducta de un mamífero...
  4. Lo más importante es la exclusión de la conciencia de la esfera de la psicología científica que conserva, en gran medida del dualismo y la espiritualidad de la antigua psicología subjetiva...
  5. Con la exclusión de la conciencia de la psicología nos cerramos de una manera sólida y eterna en el circulo biológico del absurdo...
  6. Ante un planteamiento así de la cuestión, para nosotros se cierra el acceso a la investigación de los problemas fundamentales de la estructura de nuestra conducta, del análisis de su composición y de sus formas. Estamos destinados a quedarnos para siempre con una idea falsa, como si la conducta fuera una suma de reflejos".

De estas posiciones queda claro que Vigotsky, al criticar fuertemente los enfoques reflexológicos y fisiológicos para el análisis de la conducta del hombre, promueve el problema de la conciencia para la psicología, como problema capital.

Entre los psicólogos que luchaban contra la absorción de la psicología por la reflexología y la fisiología, es Posible que haya sido el único que planteó este problema con agudeza y persistencia en este periodo. Con éste artículo él propone el plan de sus investigaciones posteriores.

Con este trabajo Vigotsky intenta fundar una hipótesis sobre el origen y la naturaleza de la conciencia: "En el hombre fácilmente se definen un grupo de reflejos que sería correcto llamar reversibles. Estos son los que se presentan ante los estímulos, los cuales a su vez, pueden ser creados por el hombre, la palabra escuchada es un estímulo, la palabra pronunciada es un reflejo que crea el mismo estímulo. Aquí el reflejo es reversible porque el estímulo puede convertirse en reacción y viceversa. Estos reflejos reversibles que crean la base para la conducta social sirven de coordinación colectiva de la conducta. De todos los estímulos, para mí, se definió un grupo claramente: el de los estímulos sociales provenientes de los individuos. Se definen porque yo mismo puedo crear los mismo estímulos: porque ellos muy tempranamente se hacen reversibles para mí y, consecuentemente, determinan mi conducta de manera diferente a todos los demás estímulos. Ellos me hacen semejante a otros. Hacen mis actos congruentes entre si. En el sentido amplio de la palabra, en el lenguaje descansa la fuente de la conducta social y la conciencia".

La idea acerca de la unidad del lenguaje, la conducta social y la conciencia en relación con el origen social de esta última es fundamental para Vigotsky en este periodo. Él encuentra una confirmación de esto en el desarrollo del lenguaje de los niños sordos. Sin embargo, le llama la atención la contradicción que surge en el análisis de este problema y en la formulación de la hipótesis inicial acerca de la naturaleza de la conciencia. La contradicción se ve en que la hipótesis está expresada en el lenguaje de la reflexología, ajeno al problema de la conciencia, surgido en la negación de la posibilidad de su estudio objetivo. Pero en ese tiempo no había otro lenguaje y Vigotsky estaba obligado a utilizar lo acostumbrado en la ciencia de su época.

Desde luego, la hipótesis preliminar formulada por Vigotsky es todavía muy general, para nosotros lo importante no es cómo Vigotsky resolvió este problema, sino que éste fue planteado por él. "En este bosquejo están solamente señaladas de manera breve algunas ideas de carácter preliminar. Sin embargo, me parece que, a partir de esto, debe comenzarse el trabajo acerca del estudio de la conciencia. Nuestra ciencia se encuentra ahora en un estado tal, que está muy lejos de una fórmula final, de un teorema geométrico con argumento final que se exige demostrar y, después, luchar por hacerlo; plantear la tarea desde el primer momento y después resolverla". Una vez más, este artículo confirma que para Vigotsky, desde los inicios de su trabajo, en el campo de la psicología, el problema de la conciencia fue central. El buscaba firmemente un enfoque objetivo para su investigación.

Nosotros ya nos referimos a A. R. Luria, quien escribió en su autobiografía científica que Vigotsky en 1926 expuso por escrito los resultados del análisis del estado de la psicología mundial en un trabajo especial. Este trabajo fue llamado por el propio Vigotsky "La significación Histórica de la Crisis de la Psicología. Investigación Metodológica". Su manuscrito que es muy importante para la caracterización del camino científico del autor, se encontró en su archivo en el año 1960 y se publicó mucho después. Desde el momento en que escribió ese trabajo, han pasado muchos años, a pesar del tiempo, éste no ha perdido su significación y actualidad, ante todo, porque en la psicología extranjera esa crisis no ha sido superada hasta nuestros días. Esta se manifiesta en otras formas relacionadas con el surgimiento de nuevos enfoques en la psicología, por ejemplo, la psicología cognoscitiva que ocupó el lugar del behaviorismo clásico.

Lamentablemente tenemos que constatar que las formas actuales de empirismo están sometidas a un análisis que no ha sido lo suficientemente profundo; su crítica no ha llegado hasta el final, es decir a la revelación de las raíces filosóficas y de la metodología, aun cuando se presenten datos, aparentemente auténticos (a primera vista), obtenidos en experimentos precisos, y se utilicen los métodos matemáticos más modernos.

No podemos exponer con detalle la investigación llevada a cabo por Vigotsky acerca de la crisis de la psicología. Nos detendremos solamente en algunas de las afirmaciones más importantes. En el periodo en que Vigotsky realizó su investigación surgieron nuevas escuelas en psicología. La crítica al asociacionismo conllevó al surgimiento de toda una serie de enfoques nuevos, en medió de los cuales alcanzaron un auge particular; el behaviorismo (a partir de la reflexología rusa), representado por D. Watson y sus seguidores; el gestaltismo, M. Wertheimer, V. Kohler, K. Kofka. fueron sus representantes más brillantes; el psicoanálisis, bajo la dirección de S. Freud; y el personalismo, fundamentado y elaborado por V. Stern.

Cada uno de estos enfoques pretendía ocupar una posición predominante en la psicología, tratando de ganar para sí el espacio más amplio posible. Algunos teóricos se imaginaban la crisis en la psicología como la presencia de muchos psicólogos y la lucha entre ellos y para salir de esta crisis propusieron las uniones más diversas eclécticas entre estas corrientes. Tales tendencias del eclecticismo, lamentablemente tienen lugar en nuestros días en la psicología extranjera.

Está muy difundida, hoy ejemplo, la unión ecléctica del neobehaviorismo con el freudismo.

Basándose en un minucioso análisis del surgimiento y desarrollo de éstas y otras corrientes en la psicología. en la lucha por la significación universal de los principios propuestos por ellas, Vigotsky, a partir de bases filosóficas en todas estas corrientes, hace un intento único para este tiempo, con ello revela raíces profundas. Al analizar cómo se resuelve el problema gnoseológico en el idealismo y el materialismo, Vigotsky resume su análisis con el postulado siguiente; "En el reconocimiento de la diferencia radical de la psiquis y de la naturaleza física se oculta la identificación del fenómeno, o el ser, del alma y la materia dentro de la psicología, la solución de la antinomia mediante la sustracción en el conocimiento psicológico de un miembro: la materia, es decir, el agua pura del idealismo de Husserl; en la diferencia del fenómeno y el ser dentro de la psicología y en el reconocimiento del ser, como verdadero objeto de estudio, está expresado todo el materialismo de Feuerbach.

Ante todo un auditorio de filósofos, tanto idealistas como materialistas, yo me atrevo a demostrar que precisamente en esto radica la divergencia entre idealismo y materialismo en la psicología y que solamente las fórmulas de Husserl y Feuerbach dan la solución correspondiente al problema de los posibles sentidos, que la primera es la fórmula de la fenomenología y la segunda la psicología materialista. Basándome en esta comparación, me atrevo a partir por un lugar vivo la psicología, dividiendo ésta exactamente en dos cuerpos extraños y unidos erróneamente; esto es lo único que responde a una posición objetiva de las cosas y a todas las discusiones, a todas las divergencias; todos los errores ocurren solamente por la ausencia de un planteamiento claro y correcto del problema gnoseológico".

La psicología empírica al negar cualquier relación con la filosofía, en realidad partió de nociones idealistas.

El empirismo en la psicología escribió Vigotsky, en realidad partió, de las premisas idealistas, como las ciencias naturales.

De los materialistas, es decir, la psicología empírica se desarrolló en base al idealismo. En la época de la crisis del empirismo, por varias causas, se divide la psicología en idealista y materialista.

En cuanto a las fuerzas motrices de las crisis que se encuentran dentro de la ciencia, Vigotsky señala en la práctica; "Digamos de una vez: el desarrollo de la psicología aplicada en toda su extensión es la fuerza motora principal de la crisis en su fase final". Al criticar la psicología introspectiva, él señala irónicamente: "Fuera de los límites de la psicología idealista pasa también la psiquiatría, para tratar de y curar no es posible apoyarse en la introspección; es poco probable que en general se pueda llevar esta idea hasta un gran absurdo, antes de aplicarla a la psiquiatría... La industria y el ejército, la educación y la salud vivifican y reforman la ciencia. Para la selección de los conductores de los vagones no es útil la psicología teleológica de Husserl, la cual no llega a la verdad en sus afirmaciones; para esto tampoco se necesita la contemplación de las esencias, tampoco sus valores interesan. Todo esto no la preserva de la catástrofe. Ni para Shakespeare en sus conceptos, ni para Dilthey, existe el objetivo de esta psicología, sino la psicotécnica en una sola palabra, es decir, la teoría científica que condujera a la subordinación y a la asimilación de lo psíquico hacia la dirección de la conducta". Al concluir el análisis de la crisis y sus causas, Vigotsky escribe: "Nosotros podemos resumir que entendemos como la causa fundamental de la crisis su fuerza motora, pero esto no sólo tiene un interés histórico, sino también una importancia rectora en cuanto a metodología, ya que ésta no sólo trajo el surgimiento de la crisis, sino que continúa determinando su curso ulterior y destino, esta causa descansa en el desarrollo de la psicología aplicada que conllevó a la reestructuración en toda la metodología de la ciencia, basándose en el principio de la práctica, es decir, la transformación de ésta en una ciencia natural. Este principio presiona a la psicología y la lleva hacia su división en dos ciencias; asimismo, éste garantiza en el futuro un desarrollo correcto de la psicología materialista. La práctica y la filosofía se colocan a la orden del día".

Al examinar el postulado planteado en la psicología soviética, Vigotsky valoró altamente la aportación de K. N. Kornilov, quien fue el primero en plantear la cuestión de la necesidad de una reestructuración de la psicología sobre nuevas bases, bajo el fundamento de la filosofía del materialismo dialéctico. Los trabajos de Kornilov constituyen el inicio de una nueva metodología, y todo aquel que desee desarrollar ideas de la psicología y del marxismo está obligado a seguirlo y a continuar su camino. Como enfoque, esta idea no puede compararse por su fuerza con la metodología europea.

Junto a esto Vigotsky estaba en contra de los intentos por adoptar directamente, mediante una sencilla repetición, los principios fundamentales del materialismo dialéctico a la psicología, como hicieron algunos autores y "no quiero saber; qué quiere decir psiquis, abriendo un par de citas, yo quiero aprender completamente el método de Marx, cómo se constituye la ciencia y cómo se llega a la investigación de la psiquis".

Vigotsky concluyó su trabajo con las siguientes palabras: "Nuestra ciencia no pudo y no puede desarrollarse en una sociedad antigua. Dominar la verdad sobre la personalidad, y la personalidad misma, no es posible hasta que la sociedad no domine la verdad".

El tercer periodo en la obra de Vigotsky es el de la elaboración experimental y teórica del desarrollo de los procesos específicamente humanos, psicológicos superiores, sociales por su origen y mediatizados por medios y signos particularmente elaborados en el transcurso del desarrollo histórico de la humanidad. A esta teoría específicamente, la historia de la psicología la relaciona con el nombre de Vigotsky. El propio Vigotsky la llamó en diferentes épocas indistintamente: teorías de la conducta instrumental, teoría del desarrollo de las formas culturales de la conducta y, finalmente la teoría histórico-cultural. Con este último nombre se incorporó en la historia, aunque ésta dominación provocó las más disímiles objeciones e incomprensiones.

El comienzo de la elaboración de esta teoría data de los años 1927-1928. En este mismo tiempo, en el principal centro docente de Investigación, de la academia de educación comunista, se estudian las cuestiones fundamentales de la pedagogía y la construcción de una nueva escueta soviética del trabajo, se organiza una cátedra de psicología y en ella un laboratorio de psicología. El titular de la cátedra fue A. R. Luria, y el alma del laboratorio, L. S. Vigotsky. En el laboratorio surge un grupo especial. en el cual se elabora de una manera experimental y teórica una nueva teoría. En este grupo se encontraban L. S. Vigotsky, A. N. Leontiev, A. R. Luria, unos cuantos colaboradores jóvenes y un grupo de estudiantes: L. I. Bozhovic, A. V. Zaparochets y H. G. Marosova, L. A. Slavino y R. E. Levina. Recordando este periodo de trabajo. A. R. Luria escribió: "Es extraordinariamente difícil, al acabo de tantos años, sentir nuevamente ese entusiasmo colosal con el cual nosotros hicimos ese trabajo. Nuestro grupo dedicaba casi todo el día de trabajo a nuestro gran plan de revolucionar la psicología, L. S. Vigotsky se convirtió en nuestro ídolo". Cuando Vigotsky viajaba a algún lugar, los estudiantes escribían versos en honor de su viaje. Cuando él impartía conferencias en Moscú, todos iban a escucharlo. Se conservó una carta, escrita por L. S. Vigotsky a los jóvenes colaboradores del grupo: "El sentido de la grandeza y la masividad del trabajo psicológico contemporáneo (vivimos en la era de los cambios geológicos en la psicología) es mi sentimiento más importante".

Pero, en el nivel más serio, casi trágico (en el mejor, real y más cercano sentido de la palabra), esto responsabiliza infinitamente la posición de aquellos pocos que conducen una nueva línea en la ciencia (fundamentalmente en la ciencia sobre el hombre); por ello es necesario comprobar ante sí mismos mil veces, revisar, mantener el gusto antes de decidirse porque este es un camino difícil y exige todo del hombre. ¿En qué consiste la esencia de la hipótesis acerca de las particularidades especificas de los procesos psíquicos superiores, característicos solamente del hombre, mediante los cuales éste rige su conducta?.

La posición acerca del desarrollo histórico cultural de los procesos psíquicos del hombre, desde el comienzo mismo, fue planteado por Vigotsky como una contraposición, por una parte, de los puntos de vista biológicos del desarrollo y, por otra, del desarrollo como un proceso asocial, independiente del desarrollo histórico de la sociedad humana y de la cultura material y espiritual entrelazada en su historia.

En el tiempo en el que Vigotsky creaba, tenían gran auge todas las teorías zoomorfas posibles que identificaban la conducta del hombre y de los animales. Con esta "enfermedad" se contagiaba todo el behaviorismo que transfería directamente las regularidades de los procesos de adaptación al medio de los animales, al hombre y que veía la sociedad humana en analogía con el medio de hábitat de los animales. Con una "enfermedad' análoga fueron atrapados también los representantes del gestaltismo, por ejemplo. V Keler, conocido por sus maravillosas investigaciones que identificaban el intelecto del hombre y los monos superiores; la misma insuficiencia presentaba la teoría de los 3 niveles del desarrollo de Bühler, la cual introdujo la idea de las edades tempranas de los niños como "parecidas a las del chimpancé" en la psicología infantil.

Paralelamente, se desarrollaban concepciones teóricas que veían la historia misma de la sociedad humana como la historia inminente del alma del hombre, y la cultura espiritual como independiente de la producción material y social. La relación del hombre con la sociedad se vela como el vínculo inmediato con la cultura espiritual, fuera del lugar real del hombre en la sociedad y de su actividad laboral. Un representante típico de esta concepción fue E. Spranger.

La teoría elaborada por L. S. Vigotsky estaba dirigida en contra de estas concepciones. Su hipótesis primaria es extraordinariamente sencilla, su esencia consistía en que el surgimiento de la sociedad humana y del hombre mismo está determinado por la transformación radical del proceso de adaptación al medio y está relacionado con el surgimiento de la actividad laboral e instrumental. La aparición de esta última cambia de manera radical el proceso de adaptación, convirtiéndolo en el proceso de transformación de la naturaleza por parte del hombre. Vigotsky presuponía: Si la conquista de las fuerzas de la naturaleza ocurre gracias a los instrumentos de trabajo, de la misma manera, el dominio de sus propias fuerzas, de la conducta, transcurre a partir de instrumentos particulares de la cultura surgidos del trabajo, la lengua, los signos numéricos, etc.

Vigotsky veía en esto la posibilidad de aplicar en la psicología los postulados conocidos de F. Engels, en cuanto al papel del trabajo y el lenguaje inteligible en la transformación del mono en hombre. Es importante el hecho de que Vigotsky prestara atención a la diferencia radical entre los instrumentos de trabajo y el lenguaje articulado. Los instrumentos están dirigidos a la naturaleza y al lenguaje articulado a otra persona y, luego, actuando como medio organizador de la actividad colectiva desde la comunidad primitiva y, de esta misma manera, propiamente de la conducta de un individuo.

Esta idea, ahora aparentemente sencilla, estaba contenida en algunos trabajos anteriores de Vigotsky cuando él relacionaba tres elementos que significaban una estructura única; el lenguaje, la actividad social y conciencia. Se remitió a la historia de la cultura y encontró en ella los materiales acerca de la utilización (ya en las etapas relativamente tempranas del desarrollo de la sociedad humana), de los instrumentos y los signos, tales como los nudos para recordar las notas, las señas, las marcas, la utilización de las partes del cuerpo, como los dedos de las manos y los pies, etc. Para el cálculo, surgía la tarea de esclarecer y encontrar en la conducta del hombre estas formas de mediatización y sus medios: los signos.

La dificultad para solucionar la tarea consistía en que en un acto maduro de la conducta y en el proceso mismo de mediatización y utilización de unos ú otros medios, está limitado en este acto y no es posible descubrirlo con una observación sencilla. Por lo visto ocurre igual en el proceso de trabajo; en un producto preparado, el proceso de trabajo y sus instrumentos ya no están presentes. Marx se refirió en el "capital" a la abolición en un producto del proceso de trabajo y consecuentemente, demostrar que los procesos psíquicos, que rigen la conducta del hombre y la organizan están mediatizados, resulta definitivamente imposible por una observación directa.

Todos estos medios metodológicos resultaron inútiles para la solución de esta tarea; ni las formas clásicas de introspección, ni los experimentos construidos a partir del principio estímulo-respuesta, pudieron dar solución a la pregunta formulada. Surgió la necesidad de crear una estrategia definitivamente nueva y un método experimental psicológico. Vigotsky propuso la idea, al llamar a este nuevo método de investigación experimental y genético. Esencialmente consistía en que en condiciones experimentales, creadas especialmente (artificiales, se desarrolló el proceso del surgimiento de una nueva forma de la conducta.

En condiciones experimentales se observó de que manera se construye y se desarrolla la dirección de la conducta con ayuda de medios y signos particulares.

Para la investigación del surgimiento de una nueva estructura de los procesos psíquicos, que se diferencian de los procesos análogos en los animales, L. S. Vigotsky seleccionó los procesos psíquicos superiores. Dentro de ellos, ante todo, el relacionó la atención voluntaria, la memoria voluntaria ó lógica, el pensamiento de los conceptos. Al comenzar la investigación no de los procesos elementales, sino precisamente de los procesos psíquicos superiores. Vigotsky siguió el principio metodológico de K. Marx, quién más de una vez subrayó la necesidad del tránsito de la investigación de las formas superiores a las inferiores, precisamente así actuó él mismo en la investigación de la historia de la sociedad humana. De esta manera, la contraposición de Vigotsky de los procesos psíquicos superiores con los inferiores, por la cual en más de una ocasión fue criticado, en esencia no era una contraposición, sino un principio metodológico.

Es importante destacar, que el desarrollo de la investigación por medio del análisis, el cual utilizó Vigotsky, llevó al proceso psicológico, no a sus elementos, sino a la distinción en él, incluso de las unidades posteriormente indivisibles, o según la expresión de K. Marx, "célula". Dicha unidad indivisible de las formas mediatizadas de la conducta fue para Vigotsky la operación del signo.

No podemos detenernos detalladamente y por separado en la metodología concreta y en los resultados de cada investigación llevada a cabo por el método experimental genético; éstas se publicaron en el artículo "El Desarrollo de las Formas Superiores de la Atención en la Edad Infantil" (editado por primera vez en 1929 y en el 5º capítulo de la monografía Pensamiento y Lenguaje publicada en 1934).

La utilización del método experimental genético cambió definitivamente el experimento: El experimentador, actuó aquí no como observador partidario del proceso de solución de la tarea propuesta al niño, le propone no sólo una tarea, sino también medios-signos de organización de la conducta que llevan a la solución ayudando al niño a tomar y utilizar correctamente estos medios. El proceso de formar la operación del signo se trasladaba al exterior.

Como es natural las investigaciones se desarrollan fundamentalmente con niños porque precisamente, no tienen formas desarrolladas de mediatización preparada, pero éstas deben ser formadas. Sobre esta base opinaban que tales investigaciones se relacionan propiamente con la psicología infantil, por supuesto, que los resultados de las investigaciones dieron también los materiales para la caracterización del desarrollo de los niños de diferentes edades, pero en esencia, éstas estaban encaminadas a la solución de una tarea más general: El esclarecimiento del origen y la estructura de los procesos psíquicos mediatizados.

El propio L. S. Vigotsky y sus colaboradores llevaron a cabo investigaciones experimentales-genéticas de casi todos los procesos psíquicos fundamentales. En las primeras etapas, se estudió el intelecto práctico, la percepción, la atención y la memoria y, después, los tipos de mediatización en la formación de los conceptos.

La primera publicación, en la cual Vigotsky da una caracterización general de este método, data de 1928. Después escribe dos grandes trabajos en los que expresa detalladamente las investigaciones y resume los materiales obtenidos. Está en primer lugar el artículo "El Instrumento y el Signo" (1930) y en segundo, el libro "La Historia del Desarrollo de las Funciones Psíquicas Superiores" (1930-1931). Estos dos trabajos no salieron a la luz en vida del autor (el segundo trabajo fue publicado parcialmente en 1960).

L. S. Vigotsky arriba da una serie de importantes conclusiones a partir de las investigaciones desarrolladas en el trabajo "El Instrumento y el Signo" describe las experiencias del llamado intelecto práctico desarrolladas con niños y encaminadas al esclarecimiento del procedimiento específicamente humano de resolver determinadas tareas y hace una crítica a los enfoques del intelecto del niño como análogo al intelecto de los monos superiores, el análisis detallado del proceso de solución de estas tareas lo llevó a la conclusión de que la diferencia principal se reduce a dos momentos fundamentales.

En primer lugar, en el proceso de solución se introduce muy tempranamente la palabra: Las palabras destinadas a la solución del problema están relacionadas no solo con los objetos del mundo externo, sino también con la conducta propia del niño, sus acciones e intenciones con la ayuda del lenguaje, el niño es capaz de dominar su propia conducta por primera vez, relacionándose con sí mismo como lo haría con cualquier otro objeto. El lenguaje le permite dominar este objeto mediante la organización previa, la planificación de las acciones propias y la conducta.

En segundo lugar, el niño no entra directamente en la relación con la situación, sino a través de otra persona.

En este mismo trabajo, Vigotsky formula la siguiente conclusión importante: En el niño, las funciones habitualmente más elementales se subordinan por completo a otras leyes, no sucede así en otros niveles más tempranos del desarrollo filogenético, y se caracterizan por la misma estructura psicológica mediatizada, la cual acabamos de analizar en el ejemplo del acto complejo de la utilización de los instrumentos. El análisis detallado de la estructura de algunos procesos psíquicos que tomaron parte en el acto descrito de la conducta infantil, da la posibilidad de convencernos de esto y demuestra que, incluso la teoría acerca de la estructura de los procesos elementales en la conducta del niño requiere de un análisis radical.

De esta misma manera, Vigotsky vuelve a estudiar su representación anterior acerca de las diferencias de los procesos elementales naturales, inferiores, de los complejos, superiores e instrumentales-sígnicos. Basándose en sus investigaciones, llega a la conclusión de que los actos más elementales de la conducta, que surgen en los estadios más tempranos del desarrollo del niño, y los procesos psicológicos, dirigidos por ellos, tienen ya un carácter específicamente humano y una estructura compleja, ambos mediatizados.

Como resultado del análisis de los materiales obtenidos por el método experimental-genético, Vigotsky formula la ley general de la formación de las funciones psíquicas del hombre: Cualquier función en el desarrollo cultural del niño aparece en escena en los planos; primeramente en el social y posteriormente en el psicológico como categoría interpsíquica entra las personas, y como categoría intrapsíquica en el interior del niño.

En esta formulación están contenidas dos ideas, desde el inicio, los procesos psíquicos en el hombre son sociales, tanto por su origen como por su forma; estos procesos adquieren en el curso del desarrollo la forma de procesos individuales e interiores, de esta manera, Vigotsky formula también la hipótesis de la interiorización como el proceso basado en el tránsito de los procesos sociales externos y sígnicos hacia los internos.

A L. S. Vigotsky le reprochaban que en su teoría de la interiorización se repetían algunas posiciones de los psicólogos relacionados con la escuela psicológica francesa. Vigotsky explicó su posición de la siguiente forma: en el pasado, los psicólogos trataban de sacar la conducta social de la conducta individual. Estudiaban las reacciones individuales encontradas en un laboratorio y después en el colectivo; así mismo, analizaban como cambia la reacción de la personalidad en la situación del colectivo.

En el pasado, suponían que la función existente en el individuo en forma preparada, semipreparada o embrionaria; en cambio en el colectivo, se desarrolla, se hace más compleja, se enriquece o, por el contrario, se frena, se contiene, etc. Actualmente tenemos fundamentos para suponer que, en relación con las funciones psíquicas superiores, la cuestión debe ser representada de manera diametralmente opuesta. Estas funciones se establecen primero en el colectivo en forma de relaciones entre los niños y, en un segundo momento, se convierten en funciones psíquicas de la personalidad.

En principio, estos postulados son muy importantes para nosotros. En ellos está contenido el nuevo enfoque de la conciencia de procesos psicológicos específicamente humanos.

Podemos llamarlo, con toda razón, el enfoque no clásico para la solución de los problemas acerca del origen de los procesos psíquicos y su esencia.

Ahora solo daremos un ejemplo de cómo Vigotsky comprendía el surgimiento de la operación sígnica. Así, señalando que de un intento fallido de un bebé por tomar un objeto alejado, surge el movimiento dirigido hacia el objeto; cuando la madre llega en ayuda del niño y comprende su movimiento como una indicación, la situación cambia sustancialmente.

El gesto indicativo se convierte en un gesto para los demás. En respuesta al movimiento fallido de asir, surge la reacción por parte de otra persona, no por parte del objeto. Así pues, la idea inicial de este movimiento fallido, la realiza un tercero. Y solamente como consecuencia de este acto fallido el niño entra en relación con esta situación objetiva, él mismo comienza a relacionarse con este movimiento como una indicación. De esta manera, el bebé es el último en llegar a la concientización de su propio gesto. Su importancia y funciones se forman a través de la situación objetiva y, posteriormente, con las personas que lo rodean inicialmente. Mediante el movimiento, el gesto indica que comienza a señalar primeramente aquello que otros comprenden y sólo después se convierte en una indicación para el propio niño.

De esta forma, puede decirse que es a través de otros como llegamos a hacer nosotros mismos, y esta regla se planteó no sólo para la personalidad en su conjunto, sino también para la historia de una función particular. En esto consiste la esencia del proceso del desarrollo cultural, expresada de una manera puramente lógica.

Gracias a las investigaciones, a partir de las cuales fueron concebidas las generalizaciones fundamentales expuestas por nosotros, se estudiaron los procesos de percepción, intelecto práctico, atención, memoria. En relación con todos estos procesos se demostró su carácter mediatizado por los signos. No sólo se realizaron investigaciones de uno de los procesos más importantes de la formación de los conceptos y el pensamiento en conceptos. En relación con esto, quedó inconclusa toda la teoría, por otro lado, no se investigaron las cuestiones sobre la interrelación y la unidad de algunos procesos. La hipótesis acerca de la existencia de esta relación, según la cual los procesos psíquicos representan y se desarrollan como sistema, se formó en Vigotsky en el estudio que realizó en el Instituto Experimental de Defectología sobre los niños con diferentes desviaciones en el desarrollo.

La investigación de la formación de los conceptos la realizó su discípulo más cercano L. S. Sarajov, bajo la dirección de L. S. Vigotsky, y después de la temprana muerte de aquél, la continuó Y. V. Kotelova y E. I. Pachkovskaya. Por primera vez, la metodología y los resultados de esta investigación fueron publicados en 1931, en el libro de Vigotsky (La Paidología del Adolescente). Como consecuencia, estos entraron orgánicamente en el capítulo 5 de su monografía "Pensamiento y Lenguaje" (1932).

Estos son algunos de los momentos mas sustanciales de la investigación realizada. En primer lugar en la investigación dada, que tiene un carácter experimental genético, se aplicó una metodología original que consistía en la mediatización del proceso de la formación de conceptos mediante la introducción del signo en calidad de medio, el cual era una palabra sin sentido (una combinación de sonidos).

Durante el desarrollo del experimento, en el proceso de colaboración especial del investigador con el investigado, la frase sin sentido se saturaba de importancia y, al mismo tiempo, llegaba a ser un medio de generalización y comunicación.

En segundo lugar, a diferencia de otras investigaciones, en esta se estudiaba la historia misma del signo, la historia de la transformación "de la no señal" en un signo portador de significado. Con esto se creaba el modelo experimental del surgimiento de la palabra concientizada, es decir, de la fusión del complejo material externo de los sonidos con la significación, gracias a lo cual; y sólo de este modo, puede desarrollarse la comunicación.

La importancia de esta investigación, la determinan, entre otras, las dos particularidades antes señaladas. En su principio, se estableció el hecho fundamental según el cual se desarrolla la significación de las palabras, o dicho de otro modo, las generalizaciones contenidas en ellas. Asimismo, se esclarecieron también los estadios fundamentales del desarrollo de las palabras de las generalizaciones. Los estadios se diferencian unos de otros no solamente por los objetos de la realidad material y social generalizados en ellas, sino también por cómo están generalizados. De diferente manera, el contenido generalizado exige también su propio sistema de procesos psicol6gicos (de la percepción, de la memoria, de la atención) que se apoyan en la construcción de unas y otras generalizaciones. La formación de los conceptos o la adquisición de la palabra significado, escribió Vigotsky, constituye el resultado de una actividad compleja (la operación con la palabra o el signo) en la cual participan todas las funciones intelectuales fundamentales en una combinación especial.

Dado que la investigación se realizó con niños de diferentes edades y parcialmente con adultos, el análisis funcional en ella está unido al ontogenético. La importancia de la palabra sin sentido, introducida en el experimento en calidad de medio material, se desarrolló y tuvo una serie de estadios que, por el carácter de la generalización, son semejantes a aquellos estadios que transita cualquier palabra en su desarrollo ontogenético.

El propio Vigotsky otorgaba a esta investigación una gran importancia. pues por una parte, con ella concluía un ciclo de investigaciones dedicadas al problema de la mediatización de los procesos psíquicos superiores y su estructura sistemática. Por otra parte, en relación con el esclarecimiento del desarrollo del significado de las palabras, se abrieron las perspectivas de la investigación acerca de la construcción semántica y de la construcción sistemática de la conciencia en su unidad; asimismo, dio la posibilidad de señalar la unidad (subrayemos la unidad) del pensamiento verbal al cual, según Vigotsky, es el aspecto interno de la palabra, su significado.

Hemos destacado que en la investigación de la formación del concepto se entrelazaron el análisis propiamente funcional y ontogenético. Esta investigación demuestra que la formación de los conceptos, y la mediatización de éstos a través de la palabra, se alcanza hacia la edad de la adolescencia. Por un lado, surgió la tarea de esclarecer qué aporta el tránsito hacia el pensamiento conceptual en la organización del resto de los procesos y, por el otro, si varía o no, y si cambia entonces como una estructura general de las funciones psíquicas.

Ya en sus primeros trabajos experimentales, dedicados al problema de la mediatización, L. S . Vigotsky planteó la hipótesis según la cual la función psíquica se determina por el desarrollo de todo su sistema y el lugar que ocupa en él una función psíquica determinada. La demostración de este postulado fue posible en la valoración del desarrollo psíquico en la ontogénesis. Ante todo, comenzaron a estudiarse aquellos cambios que ocurren en los procesos psíquicos fundamentales relacionados con el tránsito del niño al pensamiento conceptual. Quedó establecido que las relaciones entre los procesos psíquicos presentes en las edades que anteceden al adolescente cambian de manera radical. Así, en la edad preescolar y escolar temprana, el pensamiento se encuentra en una dependencia funcional de la memoria; en la adolescencia, estas relaciones cambian a la inversa: la memoria se coloca en una dependencia funcional del pensamiento en los conceptos. Una reestructuración análoga ocurre también en la percepción; si antes el pensamiento se realizaba dentro de la percepción, ahora percibir quiere decir pensar lo percibido en conceptos.

Sin embargo, a Vigotsky le parecieron insuficientes estas demostraciones obtenidas en el análisis de los cambios en la construcción sistemática de la conciencia en la adolescencia. Él supuso que en la desintegración del proceso de formación de conceptos deben ocurrir cambios esenciales de todas los otros procesos psíquicos. Para la comprobación de esta hipótesis, realizó una investigación especial comparativa para observar la desintegración de la formación sistemática de la conciencia en tres enfermedades: histeria, afasia y esquizofrenia. Y así, encontró las demostraciones necesarias (el carácter y los resultados de dicha investigación están descritos en su artículo "Las Alteraciones de los Conceptos en la Esquizofrenia", 1932).

Es imprescindible destacar que Vigotsky no sólo conocía profundamente las alteraciones en el desarrollo psíquico de los niños, sino también la clínica psiquiátrica y nerviosa. Su teoría de la construcción sistemática de la conciencia se convirtió en la base para la elaboración de una nueva concepción sobre la localización de las funciones psíquicas en los niveles superiores del sistema nervioso, la cual, en contraposición con las ideas estrechas sobre el tema, puede considerarse la concepción de la localización sistemática o la teoría acerca de los sistemas cerebrales. Esta concepción la desarrolló de una manera particularmente intensiva A. R. Luria en la investigación de las lesiones locales en los niveles superiores del sistema nervioso.

En 1a parte propiamente psicológica del trabajo de L. S. Vigotsky "La Paidología del Adolescente" (1984, T. 4), se resumen los resultado; de un período importante de las investigaciones de la naturaleza de los procesos psíquicos superiores del hombre: su origen social, su naturaleza mediatizada y sígnica, y su estructura sistemática.

En las investigaciones, encontraron su realización los principios metodológicos fundamentales de la construcción de la psicología: El análisis de las unidades, y no de los elementos, el camino de lo superior a lo inferior, la unidad del análisis funcional, estructural e histórico, el enfoque sistemático y el método histórico en el estudio de la conciencia.

El período final de la obra de Vigotsky abarca los años 1931-1934. En el inicio, ocurrieron cambios sustanciales en las condiciones de su trabajo. En la academia de educación comunista se cerró el laboratorio de Psicología. Al mismo tiempo, en Jarkov se organizó la academia de psiconeuropatología de Ucrania, con una sección de Psicología; para trabajar en esta sección invitan a L. S. Vigotsky; A. R. Luria, A. N. Leontiev, L. I. Bozhovich y A. V. Zaparocheta, como consecuencia de ciertas situaciones, L. S. Vigotsky se queda en Moscú, sin embargo, mantiene el vínculo con el grupo, viajando de cuando en cuando a Jarkov.

En ese mismo tiempo, M. Y. Basov invita a L. S. Vigotsky a Leningrado, al Instituto Pedagógico A. I. Guercín, donde impartirá conferencias y dirigirá trabajos de diplome de estudiantes de cursos regulares y doctorados. En Leningrado, alrededor de Vigotsky, se organizó un grupo de colaboradores, los cuales realizaron su trabajo bajo su dirección.

En el grupo estaban M. A. Levina, T. E. Connikova, CH. I. Chif, D. B. Elkonin y otros colaboradores del instituto, así como una gran cantidad de estudiantes que preparaban sus tesis. El trabajo científico se encontró fundamentalmente en los problemas de la psicología infantil y las tareas de la enseñanza y el desarrollo.

Vigotsky viajaba a Leningrado sistemáticamente durante siete-diez días por mes. El acontecimiento científico en este período de la vida de Vigotsky, fue su ingreso al Instituto de Medicina en Moscú, pues trabajando en la clínica de neuropatología y psiquiatría, su estatua de médico crecía. L. S. Vigotsky trabajó mucho y fructíferamente. Todos los que tenían contacto con él, pensaban que tenía prisa por seguir adelante. Es posible que en esto influyera su enfermedad (toda la vida padeció de tuberculosis).

En los trabajos de este período destacaban tres intereses fundamentales. El primero relacionado con la continuación del trabajo sobre el problema de la construcción del desarrollo de la conciencia. Ahora se concentraban en la construcción semántica de la conciencia y del problema estrechamente relacionado con ésta, al cual llamó el problema de la interrelación del afecto y el intelecto (esta línea de trabajos está expuesta en el capítulo seis de su monografía "pensamiento y Lenguaje").

Este capítulo fue escrito antes de su muerte, durante su hospitalización a consecuencia de una crisis de tuberculosis, que terminó con su vida. A esta misma línea de trabajo pertenece el artículo "El problema del Retraso Mental".

A primera vista, los trabajos recordados pertenecen a diferentes problemas, pero nosotros hemos destacado que Vigotsky estudió como problema psicológico cada uno de los casos de las insuficiencias en el desarrollo psíquico del niño. Así también con el retraso mental, basándose en un material clínico y en los resultados de una investigación experimental, cuestionó la idea tradicional de que se tratara a éste como una deficiencia puramente congénita intelectual. Hemos dicho ya muchas veces que los procesos afectivos e intelectuales representan una unidad, pero ésta no es inmóvil y constante, cambia, y lo esencial para todo el desarrollo psicológico del niño es casualmente el cambio de las relaciones entre el afecto y el intelecto.

Ahora nos remitiremos al capítulo "La idea y la palabra", dedicado a la cuestión de la realización de la idea en la palabra a través del lenguaje interno, "nos queda, por último, dar el paso final a nuestro análisis acerca de los planos internos del pensamiento verbal, escribió Vigotsky". El pensamiento no es la última instancia en este proceso. La idea misma no surge de otra idea, sino de la esfera motivadora de nuestra conciencia, que abarca nuestra atracción y necesidades, nuestros intereses e impulsos, nuestros afectos y emociones. Sólo ella puede dar la respuesta al último.

Para Vigotsky el problema de la construcción semántica no se reducía solo al sistema de generalizaciones de los significados de las palabras. La construcción semántica de la conciencia incluía en sí la parte afectivo-emocional de la vida del hombre.

El segundo interés de las investigaciones de Vigotsky en este período está relacionado con el planteamiento y la solución de los problemas de la enseñanza y el desarrollo, que fue provocado tanto por la lógica interna de la revelación de su idea en la esfera de la formación de conceptos, como por algunas situaciones de la vida en la escuela soviética.

En esos años, en el país se realizaban transformaciones en todo el sistema de la educación popular. Esto exigía el cambio en los grandes primarios de la escuela, del sistema de enseñanza multilateral, hacia el sistema de asignaturas, el cual se centraba en la asimilación de los conocimientos científicos por parte de los niños. Las investigaciones de los pedagogos, y los psicólogos de este tiempo atestiguan que en la base del pensamiento de los niños de edad escolar temprana descansa, un complejo sistema de generalizaciones y consecuentemente, la enseñanza debe orientarse hacia estas particularidades del pensamiento. Esta idea se contraponía con todo el sistema de los puntos de vista de Vigotsky. Surgió así, la necesidad de superar el enfoque que predominaba entonces, en cuanto a la relación de la enseñanza y el desarrollo psíquico en general y en particular, del desarrollo mental.

L. S. Vigotsky critica los puntos de vista de E. Thorndike, J. Piaget, K. Koffka, sobre este problema, demostrando la relación de las teorías psicológicas generales de estos autores, que tenían un carácter biologizador, con sus enfoques sobre la relación de la enseñanza y el desarrollo. Al mismo tiempo, bajo su dirección se desarrolló un gran ciclo de investigaciones experimentales. En primer lugar, el enfoque discutido fue bien representado en el capítulo seis "La investigación del desarrollo de los conceptos cotidianos y científicos en edad escolar", de la monografía "pensamiento y el Lenguaje", en segundo lugar, en el artículo "El problema de la enseñanza y el desarrollo intelectual en edad escolar" (1935).

Ambos trabajos fueron escritos por Vigotsky antes de su muerte. Como en otros muchos trabajos, Vigotsky analiza un problema psicológico y lleva hacia la solución de una serie de problemas generales. Así, basándose en la investigación de los conceptos cotidianos y científicos enriquece de manera sustancial nuestras ideas acerca de la estructura semántica, de la conciencia, la cual constituye un sistema complejamente estructurado en niveles de generalidad entre los conceptos. La solución de las tareas de la enseñanza y el desarrollo de manera sustancial se reflejaba en el problema general de las fuerzas motoras del desarrollo psíquico de los niños, desde el nacimiento hasta la madurez.

El tercer interés de las investigaciones del último período, se centra en los problemas propios de la psicología infantil (de las edades). El desarrollo psíquico del niño interesó siempre a Vigotsky, mientras se dedicaba a la elaboración de cuestiones más generales, se dirigió a la paidología infantil, pero sólo de manera eventual. Ahora, estas cuestiones constituyen el centro de su búsqueda. Comenzó a escribir un libro en el cual se propuso exponer sus puntos de vista acerca de las cuestiones teóricas fundamentales de esta rama de la psicología, y representar en forma sistemática toda la dinámica del desarrollo psíquico del niño.

Para Vigotsky, el desarrollo psíquico en la ontogénesis constituye la historia del proceso de formación de la conciencia humana, su estructura sistemática y semántica. Todas las investigaciones precedentes del problema de la conciencia tenían un carácter funcional.

Para la culminación de estos trabajos, no era suficiente la historia del establecimiento de la formación de la conciencia, es decir, de la investigación ontogénica. Vigotsky realiza un gran trabajo preparatorio para la escritura de su libro, mismo que tendría un valor similar al anterior, en el cual desarrolló el análisis de la crisis general de la psicología. Los fragmentos para la creación por él, de la teoría del desarrollo psíquico están contenidos en sus ensayos críticos sobre los puntos de vista del desarrollo psíquico de una serie de psicólogos extranjeros: A. Gessel, K. Koffka, J. Piaget y otros. (Algunos ensayos entraron en sus obras completas, tomo 1).

En el transcurso de 1932-1934, L. S. Vigotsky impartió un gran ciclo de conferencias acerca de la psicología infantil dirigida a estudiantes (estas conferencias se mecanografiaron y sirvieron de base para planear un libro). Sólo tuvo tiempo de escribir dos capítulos del libro "El Problema de la Edad" y "La Edad Lactante" (estos capítulos fueron descritos por el propio Vigotsky y en la actualidad algunas de sus conferencias están publicadas en e1 tomo 4 de sus obras completas, 1984.

 


Entérate

Nueva técnica no invasiva de estudio de las funciones cerebrales superiores:

Se trata de una variante de la Resonancia Magnética Funcional, en la que se miden gradientes de difusión de las moléculas de agua y que ha sido aplicado por un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Indiana, para obtener un mapa de alta resolución de las conexiones neuronales de la corteza cerebral. Se ha localizado lo que llaman "corazón del cerebro", situado en la parte posterior del cerebro entre los dos hemisferios y que funciona como condensador de las comunicaciones que mantienen entre si las neuronas. Se prevé aplicar esta técnica al estudio de la regeneración neuronal tras un accidente cerebral.

Noticia completa: noticia